domingo, 21 de agosto de 2011

MUJERES ATÓMICAS: LA HAMMERIANA ADRIENNE CORRI

ADRIENNE CORRI (Glasgow, UK.; 1933). El que no sitúe a esta mujer no tiene mas que recordar la escena de la violación a la que era objeto su personaje por parte de Alex y sus drugos en la criminal "La naranja mecánica" (S. Kubrick, 1971). Esa caracterización estigmatizó a Adrienne Corri de forma indeleble, haciendo que incluso llegaran a pasar desapercividas otras interesantes creaciones suyas como la que llevó a cabo con el personaje de Therese Douvier en "La venganza de la pantera rosa" (Blake Edwards, 1978) como pink lady de mucho cuidado, o la algo más olvidada Amelia de "Doctor Zhivago (D. Lean, 1965) (con Otto Preminger participaría en "El rapto de Bunny Lake" y "Rosebud"). Pero es la Corri 'terrorífica' la que nos interesa, la Corri gitana, vikinga, marciana... que tanto nos deleitó en films de la factoría Hammer, así como en las demás correrías fantásticas en las que participó antes y después de recalar e la Casa del Terror. -Nacida y criada en los verdes pastos escoceses (aunque de origen italiano como bien sugiere su apellido) debutó en escena siendo aún adolescente. Pronto cogería experiencia en el campo del cine de horror como marciana en una de ciencia ficción, la playera Devil Girl From Mars (David Mc.Donald, 1955), en una de mad-doctors, Corridors of Blood (1958), al lado de unos pesos pesados como Karloff y Christopher Lee, o así mismo en compañía de otros monstruos del género como Peter Cushing o Rober S. Baker, actor y director respectivamente de El Club del Infierno (Hellfire Club, 1960) un film con orgías de aristócratas y acróbatas de circo. Otro logrado trabajo suyo fuera de los Estudios Hammer -concretamente en la rival Amicus- lo llevó a cabo en la simpática Casa de Locos (Madhouse; Jim Clark, 1972) al lado de los irrepetibles Vincent Price y -de nuevo- Peter Cushing. Y con esto llegamos a los tres títulos bajo nómina de la Hammer. La primera su aventura en La Reina Vikinga (The Viking Queen, 1967) dirigida por el interesante Don Chaffey, en donde interpreta a Beatrice una esclava de los sangrientos romanos de la historia. Este film está considerado como uno de los más celebres títulos de aventuras jamás rodado por la compañía inglesa (recuerden, fundada por dos hermanos españoles), y muy apreciado por erotómanos diversos, valga el caso. Luego vendría el psicotrópico western de sci-fi Luna Zero Dos (Moon Zero Two, 1969) del añorado Roy Ward Baker, una rareza (y un fiasco) de film con samurais del espacio y asteroides de cartón en la que Corri hacía el papel de la elegante astronauta Elizabeth Murphy (¡¡atención a esos trajes espaciales de colores!!). Su particular y otoñal belleza (contaba 40 espléndidos años) queda patente en su última aparición para la Hammer, El Circo de los Vampiros (Vampire Circus, 1972) de Robert Young. La péli es fruto del desaforado momento en que se encontraban los Estudios que buscaban nuevas propuestas de éxito. En este caso la idea es cuando menos sugestiva y, hasta cierto punto, original (la venganza de una vidente gitana mordida por un hombre-pantera convertido en vampiro), rodada con maneras casi teatrales, e impregnado el producto con horror de barraca de feria (espejos cóncavos y convexos, laberintos...). En medio de todo este fantástico delirio: una tropa de perversos personajes prodigio/deformes (un Hercules con pocas idéas, un enano psicópata vestido de payaso, una mujer tigre con domador sádíco por pareja...), criptas, carpas de circo, escalofríos... y hasta un líder caracterizado de tal forma que podría pasar por cualquier cantante de rock de la época en que se rodó el film, asistímos sin lugar a dudas a una de las películas de aventuras más maravillosas jamás rodadas por la factoría británica, por muy (desgraciadamente) denostado y olvidado que pueda estar. Valgan estas líneas para rendir homenage y desempolvar un film como Vampire Circus. Una obra con reminiscencias a películas inolvidables como "La isla de las almas perdidas", "La parada de los monstruos" e incluso "La mujer pantera". Además nuestra Corri tiene un papel estelar y protagoniza lo que muchos creémos és su mejor interpretación. Una atractiva Gypsy Woman vengativa que deja a las claras la más que merecida categoría de Chica-Hammer. Nunca nos cansarémos de exaltar a mujeres de este percal. Indiscutiblemente clásicas... y rebosantes de clase.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...