viernes, 31 de diciembre de 2010

-COSMIC PSYCHOS. Garrulos aborígenes sibaritas del punk cervezero.

Tremendos desde el surco, grandiosos encima de las tablas. Gracias a un chivatazo, hace unos cuantos años tuve el honor de presenciar un bolo suyo en la sala La Iguana de Vigo. Hacía poco que había muerto el guitarrista original y para esa gira europea les acompañaba el mismísimo Mike Mariconda (actualmente Mad Macka, ex-Onyas, está con éllos) , y ni que decir, que ha sido una de las experiencias más salvajemente crontoladas que un menda ha experimentado nunca. Puro rock&roll sudoroso, de los de resacón permanente, y tan directo, como una patada en la entrepierna. Ni que decir que me encantó un grupo que desconocía, y que todavía me retumban los oídos cada vez que hecho la vista atrás para recordar grandes noches de rock&roll. Estos pedazos de animales, de músicos tremendos, que más bien parecen camioneros o leñadores antes que estrellas del punk, fue la razón de que me sumergiera en un terreno que hasta ese momento me era ajeno: la escena del punk-rock australiano. Y vaya si se lo agradezco. A un combate entre todas esas grandes bandas australianas (Bored!; Podwer Monkeys; Saints; Scientists;...), sin duda alguna los COSMIC PSYCHOS estarían en lo más alto del podio. Música que suena a gloria. Ramones y Motorhead enganchados como perros fornicando. ¡La puta reostia! Escucha si no los temazos "Lost cause" o "Pub", incluídos en este Go The Hack (89), y ya me contarás. Material de primerísima clase (al igual que Down On The Farm (85), Slave To The Grave (89)..) Un millón de birras después todavía siguen al pie del cañón.

martes, 28 de diciembre de 2010

PERVERT!: NUDI Y VIOLENTA , COMO LAS DEL TÍO RUSS

-PERVERT! (Jonathan Yudis, 2005). A los que añoramos las divertidas y gamberras películas del maestro Russ Meyer, un film como Pervert! nos sabe a gloria. Más que una copia descarada de films meyeranos como Megavixens (Up!); Motor Psycho; Cherry, Harry & Raquel; Pussycat! Kill, Kill!..., Pervert! nace con la intención de rendido homenaje a todas ésas y demás películas del gran cineasta americano, extensible a los viejos films de explotación -aquellos que servían en sesión doble en autocines y a los que Tarantino también rendiría homenaje en Grindhouse- todo aderezado sutilmente con un toque de infantil humor gore. Nudi-Serie B de rechupete listo para ser devorado por desgraciados lechoncitos como nosotros. Hembras modelo debidamente recauchutadas elegidas para la ocasión ¿qué más se puede pedir? ¡Muerte a la silicona! Pueden tildarla de perversa, absurda, desechable, o de una broma (de buen gusto), todo depende de como hustedes se la tomen. Si fuese por el que suscribe, agradables locuras como esta se estrenarían cada viernes en el obsoleto cine de mi pueblo. Nadie es perfecto...

domingo, 26 de diciembre de 2010

ROCK MOVIE: "RUDE BOY"

RUDE BOY (Jack Hazan y David Mingay, 1980) G.B.; I.: Ray Ganges y The Clash al completo. -Qué extraño se me hace ver a esta película nominada para el Oso de Oro en el trigésimo aniversario del festival de Berlín (además de ganar algún que otro premio por ahí). No hay un solo actor de verdad, no existe guión alguno por ninguna parte, es un film de facturación jodidamente independiente, apolítico y antisocial, rodado de manera documental, que muy poca gente tuvo ocasión de ver en su momento (el film fue grabado a finales del 78 y principios del 79 aunque se estrenó en 1980, el DVD sería relanzado en U.K en 2003 con jugosos extras) y en el que suena furioso, peligroso, y libertador punk rock. No me malinterpretéis, mi asombro viene porque una película como esta dificilmente sería tomada en serio hoy día, mucho menos en un festival de relumbrón, lo que da que pensar en lo mucho que hemos perdido culturalmente. El estilo de este, si queréis llamarlo rockumental, es una traslación al Soho y las calles londinenses del ambiente y planteamiento de aquellas películas subterráneas filmadas en Jamaica en los 70s (Rockers y The Harder they Come), a las que reivindican en todo momento los responsables de RUDE BOY. Ska, Soul, Reggae... Música de raíces que tan acertadamente mamaron los grupos punk de la época, entre ellos, los que mejor supiron adaptar dichos sonidos negratas: los CLASH, superbanda donde las haya. La escusa del metraje es seguir al personaje central, -un Ray Ganges al que se le auguraba un porvenir como actor pero que no volvería a rodar una peli más-, desde el sex-shop en el que trabaja y el tugurio en el que vive hasta que llega a convertirse en roadie de Joe Strummer y compañia. Entre medias, cuestionando y protestando, nos paseamos por un paisaje de revueltas raciales, el jodido Frente Nacional, arrestos policiales (especialmente surrealista el arresto de Simonon y Chimes por disparar a unas palomas desde un tejado), enfrentamientos callejeros aquí y allá... y lo mejor de todo: un legado de canciones atemporales por parte de unos jovencísimos The Clash. La cinta contiene imágenes impagables del (mini)concierto que dieron los Clash en el "Rock Contra el Racismo" en un abarrotadísimo Parque Victoria en Londres (el cantante de Sham 69, Jimmy Pursey, les acompaña en "White Riot") y de diversos bolos de su gira por el Reino Unido como en el Apollo, de Glasgow, o el Barbarellas en Birmingham, donde tocan la estupenda versión de Marvin Junnior y Lee Scratch Perry "Police & Thieves", así como ensallos y grabaciones de estudio de cuando estaban grabando el album Give 'Em Enough Rope. Lo dicho, una pequeña joya para disfrute personal del más bailongo y tumbero de los lectores.

jueves, 23 de diciembre de 2010

-el rincón del pinchadiscos: "FASTER PUSSYCAT" (ídem, 1987)

No entiendo como en ciertos sectores de la critica rock, nunca se haya tratado con el respeto que se merece a todo aquel rollo del sleazy rock o glam rock surgido en Los Angeles a raiz del "Apetite for destruction" de los Guns N' Roses, -y del también primer álbum de los L.A. Guns-, y al que se apuntarían montones de grupos que seguían la estela de éxito iniciada por Motley Crüe o Aerosmith. Tal vez fuese por aquellos pañuelos en la cabeza, sombreros y botas de cawboys o por las toneladas de maquillaje mal puesto... porque si de música rock hablamos muchas de ésas bandas de melenudos enlacados ofrecían lo que se le presupone a toda banda de rock'n'roll: actitud, buenos temas, potencia y diversión; y lo que es más importante, seguir la tradición rockera de gente como New York Dolls o Hanoi Rocks, que intentaron devolver -al rock'n'roll más sucio y glamouroso- a la primera línea mundial. Y de entre todas esas bandas, surgieron los FASTER PUSSYCAT. Su primer trabajo, lanzado con el sello Elektra en 1987, sería toda una declaración de esos mismos principios (ni que decir que el disco no vendió una mierda). Un album que destila diversión y buenas vibraciones por todos los surcos. El disco abre con "Don't change that song", y son la voz desgarrada de Taime Down (un cruce desquiciado entre Michael Monroe y Bon Scott), y las guitarras afiladas y riffs stonianos de Brent Muscat y Greg Steele -arropados en todo momento por Eric Stacy y Mark Michas al bajo y la batería respectivamente-, los que a través de 36 minutos nos llevan de fiesta con su rock&roll barriobajero de sucio voltaje. Imposible no mover el esqueleto con la tremenda "Bathroom wall", elegida para ser el primer single, y para la cual se llegó a grabar un videoclip dirigido ni más ni menos que por el mismísimo Russ Meyer (no es difícil adivinar que el nombre del grupo angelino viene a ser un homenaje a su persona). Podríamos seguir... "Cathouse", la no menos impactante "Babylon" (versioneada años después por Backyard Babies)... Un debut de calidad, que no tendría continuidad en los dos discos posteriores de la banda. Vamos, que el disco ya es un clásico de toda aquella escena surgida en California a finales de los 80. Discos y sonidos que inspirarían a principios del nuevo siglo a fugazes y fantásticas bandas como Toilet Boys, Black Halos, Blackyard Babies (los de "Total 13") o los neoyorquinos D-Generation. En definitiva, rock para pincharlo, bailarlo y disfrutarlo.

martes, 21 de diciembre de 2010

REPASANDO EL FANTÁSTICO ESPAÑOL: "INTACTO"

No soy de los que comparten ese actual optimismo, que parece reinar en la mayoria, respecto al nuevo resurgir del fantástico patrio. El tiempo dirá si asistimos a una recuperación o se trata de un espejismo. Lo que sí parece existir, es una clara voluntad por parte de sus directores de dejar atrás el cine fantástico español tipico de los años 70. Y en eso estamos. Desde AtumbaAbierta seguimos repasando algunos de esos titulos, claves y a contracorriente, que merecen la pena ser recordados. -INTACTO (España, 2001). D.: Juan Carlos Fresnadillo. I.: Eusebio Poncela, Max von Sydow, Leonardo Sbaraglia y Mónica López. Nadie mejor que Carlos Aguilar -crítico de cine, y de ese "otro cine", que a tantos nos encanta-, para explicar en pocas palabras el fenómeno que tenemos entre manos: "El film es una fábula acerca de la manipulación de la suerte ajena y el valor de la propia. Inquietante y obsesiva, que bebe por igual del thriller abstracto y el fantastique de autor. Sugestiva y sugerente, tan precisa como abierta, siempre asombrosa y con raro respeto por la inteligencia y sensibilidad del espectador. Consuma la audaz sofisticación del planteamiento hasta el punto de que, por todos los conceptos, brilla como una de las mejores operas primas españolas del siglo; Un título sobresaliente, y muy especial, en el cine nacional contemporáneo". Dicho ésto, por un erudito en la materia, al cual admiro, aunque no siempre coincidímos (no es éste el caso), hay poco más que un servidor pueda añadir ante tan acertadas líneas. Si la idea de Fresnadillo era desprenderse de ese complejo de inferioridad que parece atenazar a nuestro cine, respecto a hollywoodienses proyectos de calado similar, a buena fé que lo ha conseguido. El guión -con la premisa de la suerte como un don divino al servicio de unos pocos- recuerda a la coetánea y también admirable "El Protegido", al tiempo que aporta su propia originalidad en un ejercício al alcance de pocos directores. Dioses del Azar, Buscavidas, apuestas clandestinas, Galería de personajes con reverso tenebroso, Ritos de iniciación, paisajes volcánicos, angostos corredores y pasillos, tutores vengativos y un look abtracto que saca partido a todo un submundo mefistofélico en el que prima en todo momento la contención. Añadir las estupendas interpretaciones de Max von Sydow (Sam), superviviente de los campos de exterminio nazis, Eduardo Poncela (Federico), que tiene el poder de arrebatar la suerte a quienes le rodean, y del "iniciado" Leonardo Sbaraglia (Tomás), el único superviviente de un accidente aéreo y el que parece ser un peón en todo esta trama de venganzas, fortuna y juegos clandestinos.

sábado, 18 de diciembre de 2010

VALERIE LEON. Dama para todo (Hammer, Bond y Pink Panther girl)

Secundaria de lujo, desplegó esta vez todos sus encantos atómicos, en verdad un escote proverbial, en la hammeriana Sangre en la Tumba de la Momia (Blood from the Mummy's Tomb. Seth Holt, 1972) péli basada en el relato de Bram Stoker La diadema de las 7 estrellas. La apetitosa VALERIE LEON (Londres, 1945) encarnaba en esta interesante película -perjudicada por su trágico rodaje: Peter Cushing, protagonista inicial, se retiró ya empezado el proyecto por enviudar, repitiéndose sus planos con Andrew Keir; luego fallecería el propio realizador y sería el productor, Michael Carreras, quien acabase la filmación a marchas forzadas- un doble personaje: el del espíritu de una malvada reina egipcia de las Tinieblas, Tera, y el de la hija del arquólogo a la que termina por poseer; mientras de paso va aniquilando al resto de expedicionarios que osaron profanar su tumba. De la gozosa Valerie se decía que quienes eran capaces de mirar más allá de su escote descubrirían una bella sonrisa. Es más, tenía una carrera en los escenarios del West End y en famosas series de la televisión inglesa como El Santo y Los Vengadores, antes de pasar a la gloria de la Hammer. También se la pudo degustar como chica Bond en un par de ocasiones -La Espía que me Amó (Lewis Gilbert, 1977) y Nunca Digas Nunca Jamás (Irvin Kershner, 1983)- además de incrementar la nómina de bellezas pink, ya de por sí rutilante, que acompañaron al inigualable Peter Sellers en sus desventuras como inspector Clouseau, Valerie era Tania, en un papel secundario en La venganza de la pantera rosa (Blake Edwars, 78), que dicho sea de paso, resultó ser una de las menos notables películas de la saga. Cuesta creer que hembras de semejanta calibre como Valerie "La Leona" no tuviera más oportunidades de mostrar sus poderoso atributos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

-CINE DESDE LAS ANTÍPODAS: "TASMANIA"

TASMANIA (VAN DIEMEN'S LAND) 2009. D.: Jonathan auf deir Heide. No, el actor que véis arriba en primer plano no es Daniel Day-Lewis aunque se le parezca. Su nombre es el del cantante y actor Paul Ashcroft, del que no tenía ni idea, ni de él ni de el resto de sus compis de reparto, hasta la visión de esta expléndida en inquietante película de origen australiano. Tanto su personaje como el del resto, magnificamente interpretados, parten de hombres reales, de un suceso expeluznante ocurrido en la isla de Tasmania -la llamada Van Diemen's Land por los nativos- a principios del siglo XIX (decir que los ingleses acabarían con todos sus habitantes, hombres y animales, en una limpieza étnica de la que poco se habla, como tantas otras...) Un tal Alexander Pierce (Oscar Redding en el papel) fue el único superviviente de un grupo reducido de presos que intentaron escapar de semejante fortaleza natural. Qué le pasó, a sus compinches de fuga, es algo fácil de imaginar teniendo en cuenta la magnitud del desafío al que se expusieron: la nada más absoluta. Directos a la boca del Infierno. Sin rumbo fijo, sin alimento, sin fuerzas, sin unión (choque de nacionalidades distintas: irlandeses, escoceses, ingleses..), creyéndose "libres" sin imaginarse que estaban destinados a devorarse unos a otros. Si en otros hechos reales de similares caracteristicas (y los que tendrá habido): los viajeros siniestrados de ¡Viven! (F. Marshall, 1993) que se vieron en el dilema de comer carne humana para sobrevivir, o los protagonistas de la estupenda Ravenous (Antonia Bird, 1999) que acababan tornándose antropófagos tanto por las circunstancias como por una antigua leyenda india... lo ocurrido en TASMANIA acaba convirtiendose en simple y puro vício canibalistico. Una merienda humana. Actos que demuestran una vez más lo bajo que el ser humano puede llegar a caer. No estamos ante una péli convencional, en el sentido de que la cartelera cinematográfica no está acostumbrada a deleitarnos con propuestas de buen cine como éstas. La cinta, desde sus primerísimos planos (la boca y los dientes de un guardia comiendo algo asi como un guiso de cefalópodo) hasta las bellísimas secuencias aéreas de la isla devora-almas, transita por la exquisited de los pequeños detalles, los silencios, los sonídos, los tiempos muertos... Al contrario de lo que pudiera parecer, como en otras peliculas de similares características, no se vale de la selva impenetrable, de la naturaleza salvaje en sí, para presentar a ésta como una amenaza (bueno, más allá de lo que se la supone) sino que al final son los propios hombres mucho más terroríficos que la madre naturaleza. Estupenda voz en off que parece sacada del Antiguo Testamento, la de un condenado que recapitula ante la antesala del juicio final. Peliculón.

domingo, 12 de diciembre de 2010

MONDO RESESO: Obituarios

-AQUÍ NO QUEDA NI DIOS: -El universo subterráneo de A TumbaAbierta ha vuelto a estremecerse. Tarde, y aún aturdido, me entero de la partida, hacia quién sabe dónde, del dibujante de cómics y cronista crónico del pesimismo americano Harvey Pekar. Y es que hay artistas qué, ni aunque se mueran, consiguen que se hable de éllos. De su colavoración con Robert Crumb pariendo ambos "American Splendor" (posteriormente llevada con clase al cine), ya se hizo eco este fanzine virtual en su momento. Buena ocasión de leer y visionar pues, cómic y película, para reconciliarnos con Pekar y rendirle su merecido homenage antes de reunirnos con él en el infierno. -Seguimos con entierros... Como sabrán ustedes hace poco palmó Lesley Nielsen (1926-2010), aquel sucedáneo -con estilo- del gran Peter Sellers, famoso por aquellos "aterrízame como puedas" y demás desmadres padre (el único homenage digno de su persona, tras su muerte, lo encontré en la revista de humor satírica El Jueves. Bravo por éllos). Pero para un tumbero siempre quedará el la memoria su primer papel como actor, en aquel clásico maravilloso de la ciencia-ficción que fué Planeta Prohibido. Un buen ejemplo de que Nielsen podía haber hecho más papeles serios de haber querído, o en todo caso, de haber podído. Descanse en paz. -Y ya, de paso, para terminar nuestra visita al Cementerio de Mondo Reseso por este mes, pondrémos un ramo de flores sobre la lápida del productor italiano Dino De Laurentiis ¿Por qué? Pues por qué representa como nadie a una extinguida estirpe de mecenas y amantes del cine, de cuando el oficio de productor estaba bien visto, de ésos que acudían diariamente al plató a vivir la película, antes de que su profesión se convirtiera en lo más parecido a unas ratas de despacho trajeadas y usureras. Al bueno de Dino le debemos muchas de aquellas películas que acompañaron nuestra infancia: Barrabás, Ulises, Flash Gordon, Barbarella, Manhatan Sur, Diabolik, El Justiciero de la Ciudad, King Kong (el de Jessica Lange!!), Ragtime... y un largísimo etc. Gracias viejo. -

sábado, 11 de diciembre de 2010

-SHARON JONES. ACTUALMENTE LA INDISCUTIBLE REINA DEL SOUL

Aparca a un lado tu vena punk-rocker a lo "louie louie" y sal de tu garage particular por un momento. Párate un rato y prueba a tratar tu saturación de sonidos, escuchando un rato la divina voz de la diosa indiscutible del Soul. No son los 60, ni nunca volverán a ser, pero un poquito de esta vitamina anti-modas te dejará como nuevo. Señoras y señores, aquí les dejo para que lo disfruten, 2 fantásticos temas en "video y en directo" de su último y más reciente larga duración "I Learned the hard way" Todo un señor discazo, tan exagerado como que ya está entre los más grandes elepés de todos los tiempos. video

-BILL HICKS. EL COMEDIANTE TOTAL

Esto no es humor de resbalón y tropezón... He de reconocer que desconocía las hazañas de semejante personaje pero después de ver este monudocumental sobre el cómico Bill Hicks no puedo más que arrodillarme ante la radiante lucidez y energía desprendida de la mente de éste tío. Realmente me ha conquistado. Ser un predicador en el desierto es duro, pero ser el predicador al que hay que silenciar a toda costa lo es mucho más. Los sucios garitos de stand-up comedy de Houston, y todos los existentes de costa a costa de los Estados Unidos de America, vieron crecer a este comediante burlón y activista (a su manera). Desde prematura edad para estos casos, -15 años tenía cuando se plantó por primera vez ante el publico- Hicks encontró su propia voz traspasando la línea de lo que se entendía por "comediante". El camino recorrido fue duro, eso sí, pero golpe a golpe, y a su manera, el bueno de Bill rompería moldes. Al comienzo se burlaba y parodiaba de su propia familia (sobretodo a su padre), de los profesores y compañeros del colegio... y ya se le veía algo distinto. Hongos alucinógenos, alcohol y cocaína le ayudaron a dejar de lado su timidez frente al público y lanzarse a por todas. A los 20 ya era todo un curtido veterano en los circuitos de su país. Sexo, política, estado, religión, guerras, televisión, hipocresía... nada quedaría a salvo de sus latigazos, nadie estaba a salvo de sus palos. Una lúcida verborrea que le haría volar alto, sin límite alguno, riéndose de sí mismo y de todo Diós... Nos reímos con y de sus gracias, cuando realmente deberíamos de avergonzarnos de nosotros mísmos. El humor es un arma en manos de Hicks y su metralla dialéctica todavía levanta ampollas hoy en día. No siempre fue aceptado universalmente, pues siempre ponía a prueba la sensibilidad de la audiencia. --Es cierto, hay buenos cómicos que no necesitan tanta revolución para hacernos reir (Richard Pryor, John Belushi..), otros muchos, sin embargo, necesitan hacer el tonto, poner caretos y gesticular como monos para hacerse notar (nada que no hayamos visto miles de veces) pero Bill Hicks hay uno solo. Lograría desintoxicarse (sus mejores shows son de esa época, -yo me los descargé de la mula-) pero ironías del destino un cáncer de páncreas acabaría de forma triste con su vida, a la edad de 32 años. Una corta vida, sí, pero suficiente para escupirnos a la cara, y con mucha guasa, lo que pocos valientes se atreven a denunciar por muchos años que vivan (por cierto, ni su familia ni amigos se enterarían de su terrible enfermedad hasta el ultimo momento, y ni que decir que continuó al pie del cañon hasta que le venció la muerte). Al final del visionado de AMERICAN. THE BILL HICKS STORY (2009) a uno le queda un poso amargo, como de tristeza. Tal vez séa por mi romanticismo, o por que me gusta la gente indomable y rebelde, no lo sé, pero es mi sentimiento... El saber que hemos perdido al más grande cómico de stand-up americano (Eso sí, con permiso de Lenny Bruce). El "Confucio de la comedia". Un tipo alegre... y mosqueado. Un ser complejo... y acomplejado. Un puto genio.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

SHEREE NORTH. Algunos las preferimos maduritas

Otra de las grandes secundonas olvidadas. La angelina (California, 1933) Sheree North empezó en esto del espectáculo, como starlette, en los años 50, pero sería por sus apariciones en films los años 70 por lo que alcanzaría fama tumbera. Luego, como muchas otras, se vería abocada a las series de tv, algo lógico teniendo en cuenta la escasez de papeles importantes, hoy día, para actrices de edad avanzada. La Sheree no tiene una belleza despampanante pero es de esas afortunadas mujerzuelas que ganan puntos con el paso de los años. Como cuarentona estaba potente y fibrosa, además de estupenda, en peliculones como "Brigada Homicida"(68), "Teléfono"(77) y "La Gran Estafa"(73), las tres de Don Siegel (también bajo las ordenes del maestro en el western "El Ultimo Pistolero"), salvaje y rimbombante se la ve al lado de Charles Bronson en "Fuga Suicida" (Tom Gries, 1975) y de Burt Lancaster en "Los Temerarios del aire"(J. Frankenheimer, 1969); y ya como anécdota decir que partizipó en aquel maravilloso bodrio ochentero de terror titulado "Maniac Cop". -Trepidante hembra de plieges curvilíneos bien arrugados, la Shereel se hacía más (in)moralmente atractiva cuando salía al lado de tipos duros al margen de la ley. La clase de papeles que le irían de muerte a otras tías maduritas como Sheri Moon. Por que la cuarentona y alucinante mujer de Rob Zombie -sobretodo en su papel en "Los Renegados del Diablo"- viene a ser una extensión, mucho mejor moldeada éso sí, del personaje que Sheree North interpretó casi toda su vida. Violenta, libertina, descarada, infiel.. pero también inocente, compasiva, noble y sacrificada con el hombre que supiese darle lo que élla quería...

lunes, 6 de diciembre de 2010

el rincón del pinchadiscos: "TRES HOMBRES" (ZZ Top)

Recuerdo aquel verano que abrió la disco Stratocaster en mi pueblo. Ya no piso discotecas y hace mucho que no escucho rock and roll, aunque sólo fuesen tres temas, a las cuatro de la madrugada en ningún establecimiento o local de moda para la juventud hoy día. Todavía los Djs no se apoderarían de las pistas de baile, y los ordenadores y música sintetizada o electrónica no marcaban la moda. Pero todos sabémos que por aquel tiempo las cosas eran distintas...Tuvímos suerte los rebeldes del ritmo. Allí estaba la jovencísima pandilla de inadaptados sociales fumando canutos y bebiendo cubatas en una esquina, colándose en la fiesta de la jente guapa. Esperábamos nuestro momento de asaltar, literalmente, la pista de baile en cuanto sonasen los primeros acordes de "Highway to Hell", "Purple Haze", el "Rock & Roll" de Zeppelin... o un "La Grange", el temazo con el que me zambullí en el barbudo universo de los sureños ZZ TOP. Lo siguiente sería conseguir a toda costa el Lp en el que se encontraba semejante clásico de rock. Si ya apuntaban buenas maneras en sus dos primeros trabajos, dan con su tercer disco TRES HOMBRES (Warner Bros. 1973) el pistoletazo de salida para reivindicar a una banda en su mejor época. La década de los 70, con discos siguientes como Fandango(75), Texas (77) o Degüello (79) , es cuando el grupo, a mi entender, alcanza una riqueza musical de dimensiones mayúsculas. Sí, es cierto que con Eliminator(83) -ya en la época de la MTV- alcanzan nuevos valores de popularidad, pero como he dicho, me quedo con su sonido del pasado. Blues, Rock, Country y Boogie pantanoso están presentes con orgullo de principio a fin en TRES HOMBRES. Pero no sólo "La Grange" destaca en este discazo. Canciones como "Beer Drinkers & Hell Raisers", "Master of Sparks", "Precious and Grace" o la inicial "Waitin' For the Bus" están a la altura de su éxito más pinchado. Billy Gibbons (guitarra y voz), Dusty Hill (bajo) y Rube Beard (batería) sin duda alguna estaban en estado de gracia cuando grabaron semejante poderío sónico. Con este disco crearían escuela para las futuras bandas de rock duro que tomarían las ondas no mucho tiempo después. Pinchen este clásico del rock al volumen 10, por favor, y rememoren los gloriosos tiempos de las discotecas rockeras ochenteras.

sábado, 4 de diciembre de 2010

JAPÓN A LA VANGUARDIA: "SUMMER WARS"

GUERRAS DE VERANO ("Summer Wars", 2009). El director de animación japonés Mamoru Hosoda (responsable de niñatadas tipo Digimon, a la vez que jefe de animé en cosas algo más serias como Galaxi Express 999) ha logrado componer una hermosa y maravillosa sinfonía de cine con mayúsculas. Para que ustedes se hagan una idea la última película del clarividente Christopher Nolan, "Origen"(2010) -la cual un servidor esperaba ansiosamente dado las buenas sensaciones que transmiten en general los films del director de "Memento"-, queda a la altura del betún comparada con esta Summer Wars. Ya sé que son cosas distintas (en apariencia), pero si me dan a elegir entre el actual "cine serio" taquillero y el "cine fantasioso" que nos llega animado desde la Tierra del Sol Naciente, me quedo con éste último. Hosoda se ha marcado una de esas películas para toda la familia. Drama, comedia, aventuras y ciencia ficción se dan la mano en un amasijo de situaciones, enredos y circunstancias cuidadosamente armadas. Un mejunge de temático -uno no sabe si está viendo una película constumbrista/familiar, un film de catástrofes o una péli de hackers computerizados en un futuro a lo Terminator o Matrix- que hará las delicias del más susceptible pureta cinéfago. La trama, los personajes (la matriarca del clan Shinohara es un ejemplo para todos), el tempo, los dibujos... y hasta el mensaje crítico, -que lo tiene-, es lo que hace de Summer Wars una gran película. ¿Es el mundo virtual de Oz(una réplica del facebook) una válvula de escape? ¿Está el futuro deshumanizándonos? ¿Cómo serán las guerras y epidemias del futuro? ¿Realmente es tan importante la familia, el grupo? o ¿Serán los veranos futuros igual de buenos que aquellos de la infancia?... Cuando una película, y más de animación, nos hace pensar en estas cosas "menudas" a la vez que nos deleita, es porque el cine de animación todavía está por darnos muchas alegrías. Ni que decir que es un título harto recomendable, por si no ha quedado claro.

martes, 30 de noviembre de 2010

BRYAN GREGORY: El Boris Karloff del Rock&Roll

Gregory Beckerleg (1951-2001) se cambiaría el nombre al de Bryan Gregory en honor a su ídolo Brian Jones (el guitarra muerto de los Stones) y con una guitarra de segunda mano que le había costado 85 dólares, en la que manda grabar el nombre Cramps sin dudarlo, se presenta en el ensayo de la por aquel entónces en ciernes banda neoyorquina, dispuesto a combertirse en el guitarrista más zumbado y con mejor pinta del punk-rock. Ese día deja claro a Lux (al que había conocido en la misma tienda de discos en la que ambos trabajaban) y a Ivy (se da la coincidencia de que ambos celebran el mismo día de cumpleaños) que acepta formar parte de la banda pero que él es un guitarrista y no dará su brazo a torcer (la pareja tenía previsto que fuese Gregory su bajista). Nace así la marciana formación de rockabilly... ¡sin bajo! , a eso se le llama empezar rompiendo. Los originales Cramps se completan cuando su hermana Pam, a la batería, es bautizada por el grupo como Pam Balam, corría el año de 1976. Ya está. Desde que debutaran en el CBGB y hasta que Julien Griensnatch la guitarrista de The Mad (substituida más tarde por Kid Congo Powers de Gun Club) le sustituya en 1980, el tipo excéntrico de ojos endiablados, rostro demacrado por el acné y pómulos calavericos que le dan un toque siniestro, aportaría su granito de arena para lograr el tan particular sonido pantanoso y de ritmo voodoo por el que serían conocidos los vibrantes Cramps. Atrás quedarán años de sembrar el terror entre los pacientes de hospitales mentales (al concierto del Napa State Mental Hospital me remito), de versionear antes que nadie clásicos del rock&roll como "They way I walk" y "Surfin' bird", de cruzarse con figuras como Alex Chilton (antiguo cantante de los Box Tops y fundador de los venerados Big Star), de discazos como Songs The Lord Taught Us y de grandiosas actuaciones salvajes y locas, y cómo no, de su marca de fábrica de tocar la guitarra realmente zumbante y anárquica. ------ EL HERMOSO MONSTRUO GIGOLÓ: Las historias que cuentan del guapo de Gregory darían para rellenar un listín telefónico en blanco. Se mudó a Nueva York desde Detroit, lugar en el que nació, donde había sido operario en una fábrica y cantante de un grupo llamado Square Bubbles. Además de fanático del ocultismo y de ser fanático de la banda de su pueblo -los crudos proto-punks Stooges-, este ladrón de cadáveres, violador de tumbas, animal de basurero y forajido del rock and roll era un apasionado devorador de cine de Ciencia Ficción y cine de Terror. Éste Frankenstein de las seis cuerdas, además, diseñaría joyas, dibujos al carbón, ropa y vestuario para obras de teatro de terror, amén de ser maquillador, ayudante de enfermos a tiempo parcial, un comerciante ruinoso y un arrepentido pecador militante de grupos religiosos (sic), ésto ultimo después de abandonar erróneamente The Cramps. El crujiente y lisérgico guitarrista hot-rod-psycho-punker de espíritu rebelde e indomable, acabaría resultando todo un tormento para Lux y Ivy. Estando la banda de gira en Inglaterra, Bryan Gregory y su novia Andrella Canne, la encargada de las luces en los bolos del combo, sorprenden todos al desaparecer, a media noche, llevándose la camioneta y el equipo de sonido de la banda. Lux y Ivy contarían posteriormente que ya llevaban semanas sin dirigirse la palabra y que a lo que en realidad aspiraba Bryan, era a convertirse en estrella del cine de terror, ocupando el vacío que dejó la muerte de su gran ídolo Boris Karloff. Otros rumores del abandono de Bryan indicaban que había muerto, promovidos supuestamente por el propio interesado, pero la realidad tendría que ver, como casi siempre ocurre en estos casos, con desavenencias musicales (Bee Gees, Pretenders, The Hollies... y cursilados gustos semejantes del nuevo Bryan Gregory tendrían buena culpa de éllo). Una pena, vamos. Adiós para siempre a una bestia crampiana, de genuino reverso tenebroso, que devoraba sus propios cigarrillos, encendidos, lo que ya desvelaba al imparable exhibicionista que llevaba dentro. Bryan coleccionaba tierra del cementerio que llevaba en una bolsita colgada, a modo de amuleto, alrededor de su cuello. Atesoraba también una nutrida colección de huesos humanos y parafernalia vudú. Y hay quien asegura que él y su novia Andrella andaban metidos en prácticas satánicas, hechos que Bryan nuncá negó pues simplemente se limitaba a decir: "...yo de religión no hablo". Al dejar plantados a los Cramps, se cortó su carismático mechón canoso; posó desnudo, embuelto en una serpiente Pitón para una revista de Los Angeles (foto2); y afirmó que su próximo sería meterse de lleno en el mundo del cine. Meses más tarde ya había desaparecido de la faz de la tierra. No sin antes fundar su propio grupo, Beast (un single fue todo el bagaje de aquella aventura), y hablar de un proyecto junto a Stiv Bators que jamás llegó a producirse. Perseguido por su mala fama, correrían rumores sobre su vida privada... Qué si estaba en Florida trabajando como tatuador, qué si regentaba una cadena de Sex-Shops, qué si cumplía condena por tráfico de drogas... Pero en realidad, como desvelarían Lux y Ivy, era que malvivía en Cleveland a expensas de una mujer mucho mayor que él. Un triste final para el que, en otro tiempo, había sido un ángel oscuro de potente imagen, dueño de un sublime desequilibrio como guitarrista-sierra. Poseedor de un inefable minimalismo sónico que tan bien supo aplicar a las primeras y más genuínas grabaciones de los Cramps. Un guitarra que no supo vivir con su rol y acabó enfrentándose al duo que regía el destino del grupo (después de él, Lux y Ivy se asegurarían de no tener jamás a alguien con un papel tan relevante en su banda), para terminar sus días como un gigoló de tercera. Él, que había sido bautizado como "el hombre más guapo de rock and roll".

viernes, 26 de noviembre de 2010

-SERIES: BORED TO DEATH. Resacón de Humor para Inmaduros Paranoides

Las calles de Brooklyn (N.Y.C.) son el escenario por el que deambulan los adorables personajes de esta miniserie de la prestigiosa HBO. Amable comedia de humor superlativo e inteligente, viene a ser algo así como una paródia/homenaje a aquellos detectives del cine negro de los años 40 y los génios que las escribían. Sin ir más lejos, el personaje principal Jonathan Ames -interpretado de manera expléndida por Jason Schwartzman (Academia Rushmore, de Wes Anderson)- está inspirado en un Raymond Chandler detectivesco, de novela, de ahí que lleve el mismo nombre del creador de la serie: un Jonathan Ames real, muy en la onda de escritores "perdedores" como Bukowski. Un universo que da cabida a toda una impagable serie de inmaduros, fracasados, dementes, salídos y en el fondo adorables personajes que harán las delicias de solitarios, (des)enamorados y... confundidos seres treintañeros. Dieciséis mini-capítulos de 20 minutos, divididos en 2 temporadas, qué saben a poco. Yo estoy enloquecido con todo: con la presiosa música; con sus diálogos apabullantes e emaginativos, rozando el subrealismo más záfio; por el buen gusto en elegir los actores invitados (Jim Jarmusch, Kevin Bacon..); y por el contínuo referente y mención a grandes escritores como Dashiel Hammet, Hemingway, Mark Twain, Henry Miller, etc. etc. y por supuesto, por las fenomenales interpretaciones del Cheers Ted Danson y del resacoso (en Las Vegas) Zach Galifianakis, en su imperial papel de fumeta -la serie claramente hace apología de la marihuana- y emocional dibujante de cómics Ray (su tebéo de SuperRay, héroe que cuenta con un poderoso pene como arma, le define a la perfección). A todo ésto, nuestro escritor de novela negra -en crísis de todo- se ganará la vida investigando, sin licencia, casos cómo el rescate de perros, de esperma, de libros sagrados como "En el Camino" de Jack Kerouac...y locuras y situaciones de lo más graciosas y disparatadas, cuidadas hasta el más mínimo detalle. Y es que todo en Bored to Death es una gozada, una serie ideal para adormecer los instintos del más canalla tumbero. Super recomendable. Cómo dice al final de la 2ª temporada (se prepara una tercera) el amigo George Christopher (Ted Danson), editor adicto al sexo y al cánabis a sus 62 tacos, tras haber pasado una temporada de disgustos ... "¡¡Vamos a colocarnos!!"

martes, 23 de noviembre de 2010

CICLO CINE Y AULAS

A continuación cuatro "educativas" propuestas de ese genuíno y particular género americano de Cine Universitario o High School que tanto polvo estarán acumulando en las estanterías de viejos videoclubs de pueblo. Estos son los ultimos títulos, con solera, que un servidor ha tenido la desfachatez de desempolvar de su personal baúl de los recuerdos. Si bien, las formas, son distintas entre sí, el fondo, pretende ser el mismo: Una puesta al día, una reactivación, de nuestro síndrome piterpaniano más imperenne. Vamos, un regreso a los días de escuela, o mejor dicho, un regreso a los días de diversión... y malos rollos. -MOVIDA DEL 76 (Danzed and Confused) 1993. D.: Richard Linklater. Pink, Mitch, Jodie y sus colegas esperan pasárselo en grande este el ultimo día de clase, antes de las vacaciones de verano. Como adolescentes que son, viven ajenos al reciente escándalo Watergate, o al incremento de los impuestos, el paro y demás problemas que muy pronto comenzarán a torear. Antes de madurar tendrán tiempo de experimentar el sexo, todavía seguro en aquel tiempo, las drogas, antes de que se volvieran peligrosas, y disfrutar de su adolescencia. Una época, además, con una banda sonora realmente formidable: Led Zeppelin, Black Sabbath, Aerosmith, ZZ Top, Lynyrd Skynyrd... Sin más pretensión, la peli resulta un divertido desparrame nostálgico. Uno de los primeros trabajos del director de Houston, Richard Linklater, responsable de posteriores títulos de buen cine como A Scanner Darkly o Fast Food Nation. De sus jóvenes actores, casualmente los que menos presencia tienen (Matheew McConaughey y Ben Affleck) son los más conocidos hoy; mención especial para una guapísima Milla Jovovich. -EL CLUB DE LOS CINCO (The Breakfast Club) 1985. D.: John Hughes. Alejáos remojados fanáticos del Club de las Albóndigas, saga Porkis, y demás desmadrados de Instituto. Aquí el director de las alocadas La Mujer Explosiva o Todo en un día, John Hughes, aparca las típicas historias del cine de escuela al que nos tenía acostumbrados y disecciona de forma crítica y dramática la psicología de sus cinco jóvenes personajes principales. Un grupo de estudiantes de un colegio próximo a Chicago, que por diferentes razones se han quedado castigados en la biblioteca durante todo un fin de semana. Ni que decir tiene que estos tres chicos y dos chicas: uno punk y rebelde, el otro arrogante y musculoso, el tercero inteligente y talentoso pero sin garra, y éllas, una rica y pija y la otra víctima de su entorno, acabarán con sus ficticias vidas transformadas nada más llegue el Lunes, cómo por arte de mágia. Si fuese así de sencillo en la vida real, amigo Hughes, otro gallo nos cantaría. Pero es justo afirmar que la péli, amén de resultar toda una curiosidad, consigue interesarnos con lúcidos diálogos e interpretaciones de sus jovencitos actores. Entre todos, a los que la crítica auguraba un futuro porvenir (se ha visto que no dán ni una...), me quedo con la persona de Emilio Estevez, heredero del talento familiar de los Sheen (Martin padre y Charlie hermano), y único actor "del club los cinco" que a buen seguro habrá sacado algo en limpio de todo aquel fin de semana castigado. (anexo para estudiantes: Ideal para representar como obra de teatro de fin de curso) -VIDA DE UN ESTUDIANTE (The Paper Chase) 1973. D.: James Bridges. Aquí, -más que a una película del género estudiantil-, asistimos a una elucubrante paja mental con trasfondo de cine de autor. Hay que entenderlo. Eran los años del Nuevo Hollywood y cualquier campo era propicio para el cultivo de experimentos así. Éste no salió muy bien qué digámos. Si el director pretendía que acabásemos cuestionando los métodos de estudio y la finalidad de los mísmos, la cosa no merecía tanta sesudez. Al final, por lo mostrado en el film, todo se trata de preguntas y respuestas, y por muchos jueces, abogados o presidentes que salgan de la prestigiosa Universidad de Harward, sabemos que éstas seguirán siendo las mismas. Digámos que a favor -además de sus méritos técnicos (la fotografía de Gordon Willis), de guión (la adaptación de la famosa obra homónima en que se basa), y musicales (John Williams)- la película cuenta con la excelente interpretación artística de John Houseman(señor Kinsbyll), como tirano profesor de Derecho, y por Timothy Button, como alumno y amante de la hija de aquél. Semejante historia no dá para muchas rísas. Tal vez, de haber contado con la agudeza de un Groucho Marx (ya sáben "la parte contratante de la primera parte...") los apuntes y dictados que sobre el tema Derecho escupe el film, hubiesen resultado mucho más convincentes. -ROCK AND ROLL HIGH SCHOOL (Allan Arkhus, 1979) Y después de tanto apurado nostálgico, psicológico y doctrinal (respectivamente causado por los films anteriores), este mini ciclo o poker rocambolesco de cine estudiantil elegido a tumba abierta, debería terminar de forma adorable y... honorable. Es decir: de vuelta al género divertido y gamberro que tanto gusta en ésta casa. A lo más positivo de todas aquellas películas que nos recordaban qué sólo se tienen 16 años una vez en la vida, aunque haya quién piense que podrían tenerse para siempre. Si te gustan películas como American Graffiti, el Hairspray de Waters... y esa clase de colorida mirada temática sobre la cultura adolescente americana, bañadas de una música maravillosa y de cierto espíritu rebelde, Rock And Roll High School colmará vuestra sed. Sobra decir qué todo ésto no sería lo mismo, de no formar parte mis queridos RAMONES de la fiesta. Qué mejor que los de Queens, y su música juvenil y divertida, para liarla en los pasillos del colegio o a la entrada de un cine. Sus apariciones en persona hicieron de ésta péli barata, un título de culto, y a P. J. Soles, su protagonista femenina, una estrella teenager de la Serie B escolar.

domingo, 21 de noviembre de 2010

- WILD ZERO. Serie Z harakiri

Peli japonesa del año 2000 dirigida por Tetsuro Takeuchi para mayor gloria de la banda nipona de garage-punk-rock Guitar Wolf. Piensa en locas y adolescentes películas protagonizadas por bandas de rock, como "Rock'n'Roll High School" (79) con los Ramones o la más apropiada "Kiss Meets the Phantom Of The Park" (78) protagonizada por la banda de Paul Stanley y Gene Simons, y en gamberradas similares de ése cine gamberro de serie Z, bizarro y thrash, que tanto te gusta, y seguramente te harás una idea de por dónde irán los tiros. Japón nos tiene acostumbrados a lanzar películas desmadradas de guiones imposibles destinadas a convertirse en títulos de culto y WILD ZERO es un claro ejemplo. No esperéis efectos especiales alucinantes, ni una trama o algo que tenga sentido. Aquí los zombis son de pacotilla, la sangre mermelada y no se vé un actor por ninguna parte, eso sí, hay actuaciones del grupo local por un tubo. Lo que importa és pasarselo bien y divertirse un rato, y si encima toda esta locura la protagonizan de principio a fin unos tralleros Guitar Wolf con su frenopático rock and roll samurai... ya tenemos la fiesta montada.

jueves, 18 de noviembre de 2010

MÁS CINE PERDIDO: "THE LAST RUN"

FUGA SIN FIN (The Last Run).- EE.UU.,1971. D.:Richard Fleischer / G.: Alan Sharp / M.: Jerry Goldsmith. / I.: George C. Scott, Tony Musante y Coleen Dewhurst. Una de las pocas películas que me quedaban por visionar de Richard Fleischer, y la verdad... otra maravilla de film. El director de El Extrangulador de Boston filma una de esas genuínas historias de "perdedores" en contínua huída hacia ninguna parte, y lo hace de manera que Monte Hellman ("Two-Lane Blacktop") y Sam Peckinpah ("Quiero la cabeza de Alfredo García") se sientan orgullosos. No en vano fue otro afín a ese estilo de cine pendenciero, John Huston, el encargado de empezarla a rodar (aunque desconozco los motivos de su abandono). El film, rodado mayoritariamente en la provincia de Almería (España), narra la historia de un oxidado gangster -enorme George C. Scott- retirado desde hace 9 años en la zona del Algarve (Portugal) cuyo sueño siempre fue ser conductor profesional de coches de carrera. Resignado y sin nada que perder, -pués ya lo ha perdido todo: su mujer que se largó con otro, su hijo de corta edad murió, apenas le quedan ganas de vivir...-, decide aceptar un último trabajo de pasar a Francia a un prófugo criminal y su atractiva pareja. Ellos serán su familia a partir de ahora. Parece un trabajo fácil, pero las cosas se le complicarán por qué él así lo desea. Desde el volante de su inseparable BMW de 1957, al que mima como un hijo (resulta metafórica la conexión que da Fleischer al auto y su dueño, ése vínculo queda magistralmente plasmado en la última y fenomenal secuencia final), asistimos y nos movemos en un ejercicio de cine primoroso, templado en su velocidad, donde la "aventura" no está en su mínima y sosa trama, si no en el viaje interior que realizan sus personajes, sobretodo el de Scott. Podíamos afirmar que estamos pues ante una road movie pseudo-psicológica-policiaca. Los que esperen una pelicula de acción deberán buscar en otra parte. -Mención especial a uno de los actores españoles que aparecen en la cinta, ALDO SAMBRELL, que desgraciadamente nos ha dejado hace poco. Aquí tiene un pequeño papel como el amigo marinero de Scott, pero atrás quedan más de 170 films, rodados aquí y allá, en toda clase de cine de género. Especialmente será recordado por todos los seguidores del spaguetti western europeo, al ser partífice de un gran puñado de éllos (la saga Leone por ejemplo). No sólo hay que acordarse de los grandes cuando mueren, también los más humildes secundarios merecen homenaje, por los buenos ratos que nos han hecho pasar...

martes, 16 de noviembre de 2010

-LA PLUMA ELECTRICA DE... RICHARD HELL: "ENDIOSADO"

Con "La Pluma ELECTRICA" retomo una antigua entrada destinada a repasar las novelas y libros de interés publicados por reconocidos músicos de rock afines al universo paralelo tumbero. Si anteriormente fué La Muerte de Bunny Munro de Nick Cave la recomendada, ahora le toca el turno a otro personaje eléctrico con vocación literaria, RICHARD HELL. Los habituales a este fanzine (permítanme la licencia) recordarán el currículum del otrora guía de la "Generación vacía". Aquél antiguo cantante y bajo de los Neon Boys, que luego se convertieron en Television. Antiguo cantante y bajista de los Heartbreakers con Johnny Thunders. Lider de Richard Hell And The Voidoids. Amén de poeta, escritor y actor (En esta última faceta, coprotagonizó la primera película de Susan Seidelman, Smithereens (1982), e interpretaría al novio de Madonna en Buscando a Susan Desesperadamente). Pero hoy nos interesa más por su prosa, a la quedica su tiempo ultimamente, aburrido del mundo musical. Su segunda novela hasta la fecha, y recientemente estrenada en nuestro país bajo el título de "Endiosado"(Libertos), biene a rellenar el hueco dejado por su lejana y bautismal Go Now. Antes de saber escribir hay que tener algo bueno que contar y, que mejor que las reflexiones, notas y experiencias vividas por un inteligente ex-punk y ex-jonki en el convulsivo bullicio del Nueva York de los años 70, para intentarlo. Otra cosa bien distinta es que al final guste o no su novela.. qué le salga bien lo de mezclar poesía, obsesiones, explendor y miseria con la historia que tiene en mente. Ahí sin duda entra en juego la arriesgada propuesta estructural que Hell propone para Endiosado. Empanadas mentales de un narrador provocador, compulsivo y tormentoso (sexo, drogas, muerte,religión, poesia...) que ya no escupe sus canciones desde un micro, arropado por guitarras y batería, sino desde la pluma eléctrica de unos (por momentos) brillantes párrafos.

domingo, 14 de noviembre de 2010

-DEL SET DE RODAJE A LA TUMBA. Obras póstumas de los Grandes Maestros (3ª Entrega)

Seguimos con el miniocioso y particular repaso a los ultimos testamentos de los grandes maestros del cine. En las primeras entregas nos acordamos de algunos de los más GRANDES directores de todos los tiempos. Grandes maestros de verdad a los que nadie, con sentido común, negará tal privilegio. A falta de completar este "dossier de obras póstumas" con más nombres y firmas de primerísimo nivel que todavía nos quedan por repasar (Wells, Ophuls, Fellini, Buñuel, Melville, Clouzot, Lubitsch, Cassavetes...), he decidido rendir merecidos honores a un buen número de realizadores de cine que han (sobre)vivido siempre a la sombra de los más grandes. Es hora de reivindicar el trabajo de esos otros "olvidados grandes directores de todos los tiempos". Por lo menos, en lo que al mimoso gusto de un tumbero servidor se refiere. ¡Va por ustedes maestros!... -ALEXANDER MAcKENDRICK (1912-1993): "No Hagan Olas" (1967). Deliciosa comedia y excelente pelicula. Supone el fin de la corta, pero majestuosa, filmografía del autor inglés. Regálense una velada de fin de semana, visionando "El Quinteto de la muerte", "Whisky Galore", "Chantage en Broadway", "El Viento en las Velas", y ésta misma "Don't Make Waves", y descubrirán el placer del buen cine. De todas las comedias protagonizadas por Tony Curtis en los 60 (y han sido muchas...), ésta resulta ser su más lograda interpretación. Una divertida sátira sobre el ambiente en las playas del Sur de California, dirigida con maestra ironía por un MacKendrick en pleno explendor creativo, lo que resulta inexplicable dado que no le ofrecerían la menor oportunidad de seguir demostrándolo. Sharon Tate (-¡maldito Mason!-) está resplandeciente, como siempre, y la música corre a cargo de los Byrds...¿Alguien dá más?... -TERENCE YOUNG (1915-1994): "El Hombre Rompecabezas" (1983). El autor inglés, es uno de esos directores sin mucho nombre pero que atesoran un gran oficio. Títulos tan loables como "Sola en la Oscuridad" (título de culto en esta casa) y otros tan nobles como "Triple Cross", o aquellos que dirigió para la saga Bond: "Desde Rusia con amor", "007 Contra el Dr. No" y "Operación Trueno", sin mencionar su gusto por el jugoso cine de género ("Sol Rojo", "El Hombre del Clan", "Los Secretos de la Cosa Nostra"...), así lo atesoran. El punto final a tan variada carrera cinematográfica resultaría ser un título embotellado en el llamémosle "cine de espionaje frio": The Jigsaw Man. Film que viene a engordar la lista de grandes peliculas del género espías, esta vez entre agentes secretos rusos e ingleses de por medio. También será recordada por contener en sus planos, el segundo, y ultimo, enfrentamiento entre Michael Caine y Laurence Oliver tras la suprema "La Huella". -OTTO PREMINGER (1906-1986): "El Factor Humano" (1980). Basada en la novela homónima de Graham Greene, con unos tremendos Richard Attenborouh y John Gielgud en sus papeles de espías. No es de extrañar que éste otro, caduco director de cine, se despidiese con otro título de espionaje, dado que el género por aquellos años gozaba de una segunda juventud... Y és que el tema de los agentes dobles, servicios de inteligencia, conspiraciones políticas, sospechas, traiciones y demás poderes, parecía -y parece- ser un género con un público muy fiel. A mí personalmente me encantan todas aquellos films sobre la guerra fría -desde la estupenda "El espía que surgió del frio" en adelante...- Pero Preminger, que aquí se despide con honores de la profesión, sin duda será más recordado por todos los aficionados al mejor cine, por obras maestras como "Laura", "Anatomía de un Asesinato", y peliculones como "El Hombre del brazo de oro", "Exodo" o "El Rapto de Bunny Lake". -JOHN FRANKENHEIMER (1930-2002): "Camino a la Guerra" (2002). El maestro coreógrafo de pelis de acción John Frankenheimer murió con las botas puestas. A diferencia de otros, que por diversos motivos se murieron en paro, el autor neoyorquino tuvo trabajo hasta el final de sus días. Eso de debió a que sus ultimos trabajos -como "Ronin" o "Operación Reno"- seguían vendiéndose bien, o por lo menos, "alquilándose" bien (en los videoclubs). Atrás queda una de las filmografías más esenciales del cine de acción: "French Connection II", "El Tren", "Los Temerarios del Aire", "Domingo Negro", "El Reto del Samurai"..., y un puñado de títulos para la posteridad: "El Hombre de Alcatraz", "El Mensajero del miedo", "Siete días de Mayo"... Imposible resumir su trayectoria filmica en tan poco espacio de tiempo... tan sólo una extensa lista de títulos que nos deleitan cada vez que volvemos a visionarlos. -DON SIEGEL (1912-1991): "Blackjack" (1982) Así acabó sus días el maestro de Chicago (Illinois, USA), dirigiendo a la tonta de Bette Midler y restregándola por casinos a lo largo del Oeste de Estados Unidos. Así amigos míos, trata Hollywood a sus prestigiosos empleados. Aquellos que han dado lo mejor de sí mismos, en propuestas cinematográficas que muy pocos se atrevieron a dar y muy pocos eran capaces de ofrecer. Si Don Siegel no está entre tus directores de cabecera... mejor para de leer y cambia de blog. Films claves de la historia del cine han pasado por sus manos (y figuras tan queridas como Clint Eastwood), y han sido debidamente recordados a lo largo y ancho de este fanzine virtual... Y continuarán siéndolo... ("Código del Hampa", "El Seductor", "Harry el sucio", "La Gran Estafa", "El Molino Negro", "Fuga de Alcatraz", "La Jungla Humana"...) -ROBERT ALTMAN (1925-2006): "El Ultimo Show" (06) Cineasta de vocación tardía, de voz independiente (antes de que existiera tal adjetivo), creador de hermosas historias corales (antes de Kasdan, Iñárritu, etc. etc.) y dueño de una filmografía ácida y corrosiva como pocas. Supo moverse como pocos entre la basura, entre todo ese sistema hipócrita para el que trabajaba: Hollywood, y servirse de él, como lo haría cualquier puta a espensas de su chulo. A su bola. Génio y figura. Imposible no rendirse a sus piés ante films del calibre de "M.A.S.H.", "Los Vividores", "El Juego de Hollywood", "Vidas Cruzadas", "Kansas City", "Nashville" o la maravillosa "El Largo Adiós". Pero si quedaba alguna duda de que Altman jugaba en otra liga distinta, a años luz del resto de sus coetáneos compañeros de profesión, lo demostraría en su testimonial obra de despedida A Prairie Home Companion (por una vez el título en castellano de "El Ultimo Show" fue acertadísimo). Un claro homenaje a su infancia y a los primeros pasos del habla en el cine, a la gente anónima tras las bandolinas y los aplausos. A aquellas voces de un pasado que sólo él parece hechar de menos, y que rememora de manera emotiva para regocijo del respetable. Sin nostálgia pero con cariño. Un "Ultimo Show" por el que desfilan una serie de personajes memorables (como siempre fue contumbre en su obra) a servicio del más singular director de cine de su generación. Ideal para disfrutarla conjuntamente con Días de Rádio (Woody Allen, 1987), y de paso comparar dos estilos tan dispares de humor. -RICHARD FLEISCHER (1916-2006): "Call From Space" (89). Otro directorazo nativo de Nueva York (concretamente de Brooklyn) tan reivindicable como el que más y, desgraciadamente, tan poco reconocible y afamado como sería justo de reconocer. ¡Seis décadas, señores! casi 60 años de esclavo en la meca del cine. Adaptándose a cada tiempo, a los nuevos estilos, y técnicas, y tendencias... y claro está, sobreviviendo. Empezó con vigoroso cine negro de Serie B (Bodyguard), entre western (Duelo en el barro, Bandido..) y peplum-bíblico (Barrabás) nos deslumbró con enormes films de aventuras (Los Vikingos; 20.000 leguas de Viaje Submarino...), Fue un imnovador artesano dentro del cine de "crímen y acción" ( El Estrangulador de Boston, Impulso Criminal...) y en los 70, ya madurito, contribuyó al esplendor del Nuevo Cine Americano con trillers de la talla de "Fuga sin Fin" y "Los Nuevos Centuriones" entre otras. Sin olvidarnos de aquella tremenda y emotiva adaptación de la novela de ciencia ficción "Hagan sitio, Hagan sitio" (Harry Harrison) titulada aquí "Cuando el Destino nos alcance"(SoiletGreen). Y al final ahí le tuvimos a los 78 años dirigiendo una superproducción como "Conan el Destructor", un encargo claro está, pero que habla a las claras de lo mucho que ha cambiado el cine de hoy y, lo mucho que hay que agradecerle al director de La Muchacha del Trapecio Rojo por sus enseñanzas y contribuciones al séptimo arte. Un director como la copa de un pino, y una vez más, un autor a reivindicar. Poco antes de morir se le pudo ver en aquel documental-denuncia "Cineastas contra Magnates", en lo que vino a ser un ultimo testimonio, dando la cara una vez más por el medio de trabajo que tanto le dió/quitó, y por el que tanto luchó. Seguirán haciendo peliculas, pero ya no serán peliculas como éstas. Grácias maestro. CONTINUARÁ...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...