domingo, 11 de noviembre de 2012

OBITUARIOS: ADIÓS A NICK CURRAN, EL ÚLTIMO ROCKERO VIBRANTE.

Frio, helado, sin sentido. Todavía no doy crédito al terrible mazazo que ha supuso la muerte de este joven músico que sudaba auténtico rock por todos los poros de su tatuado cuerpo. Esta noticia sí que es una cuchillada trapera del destino, o de ese Dios desconocido al que rezamos, vete tú a saber. Y lo peor es que al mundo entero parece importarle una mierda la pérdida de NICK CURRAN. Demasiado bueno para ser famoso.
Para los que amamos el rock'n'roll de verdad; no ese rock de listas engañosas, de escaparate y de emboltorio, la desaparición del último rockero brillante -y vibrante- representa una verdadera tragédia. Entiéndanlo. Es como si hubiésemos perdido a un hermano, a un amante, a tú mejor amigo... El puñetero cáncer que se llevó a Joey Ramone (de garganta) se cargó a otro de los nuestros. Joder, el rock no se merecía esta putada. Treinta y cinco tacos y todo un futuro por delante. El fenomenal cantante -y respetable guitarrista- de Biddeford (Maine, USA) tenía el culo pelado de buscarse la vida desde muy crío en este puto negocio de la música. Un currante. Un superviviente que todavía creía en los dioses. Tutelado por los mimbres de Chuck Berry o Eddie Cochran, tanto como por los de Phill Spector, Curran  nos abandona dejando una huella imborrable en la historia triste del rock and roll. Lamentaré el resto de mis días por no haber ido aquella noche a Santiago de Compostela. Me decía a mí mismo verdades que hoy suenan mentiras; que ya tendría más ocasiones de verlo en vivo; que era un chico joven que todavía estaba arrancando; que tenía en los escenarios españoles plaza fija y era más que seguro que volviera tarde o temprano por aquí...Así que casi llegué a convencerme de ello. Porca miseria. Ahora sé que nunca más podré corear los temas de "Reform School girl"(2010) en visceral directo. No habrá maná caído del cielo. No saborearé el éxtasis total. Llorando agradecido pincho una vez más este soberbio legado discográfico del genio de Maine. En estas mismas putrefactas páginas de deciberfanzine salió en su día la recomendación de esta joya nada más tener conocimiento del hallazgo. Y seguiremos hasta el fin del mundo -y más allá-, contándole a nuestro hijos y nietos, las virtudes adrenalínicas de este disco eterno que destila sangre rockera por todos sus surcos. Mineralizada, vitamínica, volcánica..., atrevidamente clásica y jodidamente fresca. Honesta música para bailar, para hacer el amor, para escapar del tédio... Hoy lo escucho como una ensoñación, como una estela de notas sublimes que te llevan a remontar las estrellas en el asiento de atrás de un cádillac cromado.

2 comentarios:

capitan mono espacial dijo...

VAMOS CON EL GENIAL BLOG,KE NO DECAIGA,GARY TORMENTO.

gary tormento dijo...

muchas grácias captain. Parece que te gusta el soul y el cómic... ahí nos cruzamos.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...