miércoles, 8 de junio de 2011

UN ÚLTIMO ADIÓS (OBITUARIO RESESO A TUMBA ABIERTA)

En la muerte de Michael Sarraziam (1940-2011). Semidesconocido actor canadiense que algunos recordarán por aquel prodigioso éxito de crítica y público que fue "¡Danzad, Danzad, Malditos!"(1969) de Sidney Pollack. En tan sobresaliente film interpretaba a un participante de un maratón de baile que aspiraba a grandes premios, haciendo pareja con la bella Jaen Fonda, y que le sirvió al director de Tootsie para radiografiar ferozmente los EE.UU. de la Gran Drepresión. Pero no sería este el único título (que sí el más meritorio) de su escasa filmografía. Personalmente guardo un imborrable recuerdo de aquella maravilla de comedia sobre-ruedas que fue LOCOS AL VOLANTE (The Gumball Rally, 1976). Film pionero de las alocadas y divertidas películas de persocuciones y carreras ilegales que pondrían de moda films como "Los Caraduras (1977)", "Locos de Cannomball" y similares torpezas. La pelí interpretada por Sarraziam es la mejor de todas con diferencia. Un disparate racer exploitation de principio a fin. Qué mejor que un penúltimo visionado a esta delicia de film, para despedirle y recordarle como se merece. Muere Gil Scott-Heron, pionero de la cultura hip-hip en los setenta. Aunque nació en Chicago, creció y falleció en el Bronx, New York (1949-2011), donde bebería de las fuentes del blues y de la literatura para hacerse un nombre en la música y círculos underground de la ciudad. Nunca fue mediático. Sus expresiones políticas y sus provocativos mensajes recitados en versos minimalistas con los que atacaba el entorno, le valdrían el sobrenombre de "padrino del rap". Y si bien es cierto que en este fanzine no sentímos una verdadera predilección por los sonídos raperos, sí sabémos reconocer y agradecer la primitiva labor de rebeldes macarras que como Scott-Heron -o similares personajes como Lee Perry- marcaron con su actitud un antes y un después. Qué mejor que hacerle caso al afamado Chuck D (Public Enemy), que tras enterarse de su muerte afirmó: "hacemos lo que hacemos y cómo lo hacemos debidi a tí". Mejor epitáfio imposible amigo Gil. Otro looser de vida desenfrenada al que pasó factura su dura adicción a la cocaína (como al arriba proto-rapero). El actor neoyorkino puso "jeta" al compañero de Travolta en Grease (1978). El papel principal de Danny Zuko sería para John y a Conaway se le encomendó el del macarra Kenickie, su mejor amigo. Pero lo que pocos saben es que fue Jeff Conaway (1950-2011) quien dió vida al rocker principal de Grease en el musical original de Broadway (1972). Dueño de una actitud y un look muy rockero del que nunca se desprendería (ni en la pantalla ni en si vida privada) gozaría de alguna que otra oportunidad en series de TV (Hotel, Kojak, Taxi, Mike Hammer...) y en algún que otro film menor ("Ha llegado el aguila", John Sturges), pero el papel por el que todo el mundo habría de recordarle frue sin duda el del chulo Kenickie. Estubo casado, curiosamente, con Rona Newton-John -hermana de Olivia, coprotagonista de Grease- en los 80, época en la que intervino en una cinta de culto sólo reservada a curiosos e incondicionales de la serie B fantastique: ELVIRA (Elvira, Mistred of the Dark) dirigida por James Signorelli en 1988. Un subproducto inconcebible fuera de las esferas norteamericanas, posible grácias a la persona de Cassandra Peterson, más conocida por Elvira (Tv, Cómics, Shows...), su exuberante protagonista. Un pequeño mito más que recomendable...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...