martes, 5 de julio de 2011

MAGGIORATTE ITALIANA: LA REBELIÓN DE LOS ESCOTES SIN FONDO (II)

En esta segunda entrega de Escotes Atómicos presentamos ¡pasta gansa de verdad! Morenazas transalpinas que dejaron boquiabierto al personal y fueron la excitación de medio mundo. Hembras dotadas de protuberancias escandalosas y radioactivas, dispuestas a ahogarnos en un mar de morbo. La nutrida cantera italiana, además de cantidad, ofrece calidad. Aquí van unos cuantos ejemplos, empezando el repaso por la Reina Mayor: la "Divina" Sophia Loren... ¡¡Che donna, Mamma Mia!!
SOPHIA LOREN
Genuino producto de la mejor huerta romana. Entre el "amor, tetas y pan" de la comedia (tardo)neorrealista que la vió crecer, daría el salto a Beverly Hills reajustando prudencialmente su nivel de flotación pectoral, no fuera que la acusaran de basta. Pero figúrense como estaría de bien dotada la Loren.. que incluso "aplanada" siguió obstentando su estatus de voluptuosa hembra de ensueño. Aún así, sus fans primigenios y más calientes no se lo perdonarían nunca jamás.
GINA LOLLOBRIGIDA
Surgida de la misma e inagotable cantera del país de la pizza -ya saben, de la escuela "pan, amor y tetas" (el orden da lo mismo)- a Gina no le hizo falta pasar por el quirófano para que el Sol de Los Ángeles no le secara las encimas; tenía la talla perfecta para entrar en Hollywood sin escandalizar. Dedicada a deleitarnos con las más variopintas combinaciones tengan por seguro que Gina arruinaría la luna de miel de cualquier lagarto tumbero. Otro sex-simbolito escotado de lo más atractivo.
CLAUDIA CARDINALE
No encuentro adjetivos para resaltar la figura de semejante mujer. Deberían nombrarla la Octava Maravilla de la Creación, la Madre de todas las madres, sólo así se haría justicia. Apoteósica en todos los sentidos. El día que la ví por primera vez en aquella grandiosa película "Hasta que llegó su hora"(Sergio Leone, 1968), me enamoré locamente de élla. Lo que daría por ser Jason Robards y haber sido yo el que le daba aquel cariñoso cachete en su ponderoso trasero. Cosa que a la Señora Cardinale, por cierto, no pareció importarle demasiado. (¿Quién se hubiera resistido?)
SYLVANA MANGANO
A Miss Roma la cazó el poderoso productor Dino De Laurentiis (otro que tuvo suerte fue Don Marcelomastroniani, que estaba en todas el muy pillín) después de haber sido protagonista en numerosos títulos clave del cine italiano (Muerte en Venecia, Arroz Amargo...). Qué mejor orgullo para el Obrero del Pueblo, que ver a sus mujeres trabajar de semejante manera la tierra: Faldas remangadas hasta los muslos, sudando al Sol del Mediterráneo.. una estampa que hace hervir la sangre a cualquiera.
MONICA BELLUCCI
La penúltima deidad de las morenazas italianas (Luciana Pozzi juega en otra liga, que conste). La perpetuidad de los génes. Sí señor. Imponente, le va la marcha y se atreve con todo: chupasangres, dóbermans y lo que haga falta. Para mí siempre será Malena (Guiseppe Tornatore, 2000), cosa hermosa y la envídia de todas las mujeres.
  • OTRAS VECINAS DEL VATICANO
(Por orden fotográfica:) -Las tintobrasianas FRANCESCA DELLERA y CINZIA ROCCAFORTE (esta última la más "desvergonzada" de todas), una clásica como ORNELIA MUTTI (¡faltaría más!) o la superwoman LUCIANA PALUZZI, son muestras palpables (¡ya nos gustaría!) de que la pasta italiana alimenta de lo lindo. Relíquias como Anna Magnani (Burt Lancaster no fue el único en caer rendido ante sus rusticos encantos), por citar alguna que otra, sin contar las innumerables "actrices giallo" (mención especial para Asia Argento) -de las que nos ocuparemos a su debido tiempo en un dossier de cine fantástico italiano que está por llegar- (no mencionemos aquí, las diosasXXX del capo Mario Salieri...) , son algunas de las muchas escotadas galacticas de renombre que ha exportado la extensa y rica filmoteca del país vecino. Pero permítanme despedirme con una debilidad. Llámenle un extra. Una dolce mujer, que a pesar de no tener sangre latina, merece a toda pompa una mención especial. Hablo de ANITA EKBERG. Exquisita. Impactante, sin más. Un torrente de erotismo. Admitámoslo: lo de la Fontana de Trevi (y el buen gusto de Fellini por hembras de pectorales atómicos) es para hacer perder el sentido a cualquiera. Vestida de negro, Anita sería algo así como la Walkiria mitológica que surgió del frio (y de una valla publicitaria) para senbrar el pánico entre todos los frustrados sexuales, habidos y por haber. ¡¡Viva la madre que parió a todas ellas!!

3 comentarios:

Jota Martínez Galiana dijo...

No tengo especial predilección por los senos femeninos. Es decir, que el volumen del busto nunca ha sido un factor decisivo ni determinante para que me guste una mujer, pero este artículo me ha hecho sonreír.

Kinski dijo...

La cardinale es mía!!!!!!!!!!!

gary tormento dijo...

De eso se trata, de pasar un buen rato a ser posible. En cuanto al sexo opuesto..A mí cualquier mujer me alegra la existencia, Si es bella por dentro a la vez que por fuera, mejor que mejor.
Saludos
(Ah Kinski, se que lo tuyo con Claudia viene desde Fizcarraldo, pero tendrás que luchar a muerte si piensas que te entregaré a mi diva facilmente...Ja,jaahh,jaa,ja)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...