lunes, 8 de diciembre de 2008

-ESPECIAL NOSTALGIA: JUEGOS DE INFANCIA

¡¡PAPÁ ME ABURRO!!... es una frase que -muy al contrario de los críos de hoy en día- jamás salió de mi boca. El año podía ser muy largo pero a mí me faltaban días. Que llovía.. pues para éso estaban los Reyes... a los típicos juguetes (Geypermans, Airganboys, Scalextric, y demás fortuneces que dejaré para otra ocasión) había que añadirles los Juegos de Mesa que rellenarían las horas de lluvia, bien fuera en familia o con los amigotes: el famoso Juegos Reunidos de "Geyper" con su entrañable ruleta, el Palé, La Isla del Tesoro, Cluedo... clásicos de estratégia que la verdad no me chistaban mucho, sí los de tablero -donde el Parchís reinaba por encima de la Oca, El Tres en raya...-, otros como los de mágia: el Mágia Borrás, y con algo de suerte quizás el Quimicefa (con todas sus sustancias nocivas hoy retiradas), o un acojonante reproductor de Cinexin. En nuestras manos y como juguetes que éran no solían durar mucho tiempo, raro era conservar las pequeñas fichas, piezas o billetes (¿Alguno de vosotros recuerda intacto y completo el Juegos Reunidos?)... De ahí que nuestra "inventiva" ( por ejemplo recuerdo tardes enteras jugando al "Un, Dos, Tres" con mis hermanos, ¡espectáculo incluído!) resultase imprescindible, como veremos a continuación. Porque amigos... cada juego tenía su época del año, su momento, y su lugar.
Queda claro que éramos unos afortunados en cuanto a sitios donde elegir: el monte cercano al colégio (especialmente adecuado para batallitas, escaramuzas y ocultarse cuando del juego de "pillar" hablamos, por no mencionar las "cabañas" que se hacían en los arboles...); cinco playitas una para cada ocasión con sus respectivos ríos, rocas, rampas y charcas al pie de casa, ya fuese en verano o en el invierno (pesca de lorchos en charcas, o pesca con tanza o gallapán, hogueras, captura de biñocas, de lapas, mejillones o caramujos que cocinábamos allí mismo en latas de pintura o melocotón, disparar a las ratas, ...) siempre había algo que hacer; a si mismo estaban las plazas, calles y callejuelas poco transitables, barrancos, casas abandonadas (y alguna que otra "encantada" o del "terror"); el murallón (que no te pillasen las olas era fascinante otra cosa era volver a casa totalmente empapado); metros y metros cuadrados de escampados y solares donde elegir; fincas con frutales que arrasar (empacharnos de uvas, castañas, cerezas...); decenas de escondites secretos... ¡¡Todo era en la calle!!, al aire libre. ¿Peligro?...Nosotros éramos el peligro. Poco miedo teníamos, nos creíamos fuertes y valientes (es gracioso, algunos de los más rajados acabaron maricas) ¿Qué importancia tenían golpes, caídas, rasguños y moratones, cuando recibíamos diariamente leña de nuestros padres, profesores, del cura y de nuestros propios compañeros, colegas y parientes?...Ninguna... ya era jodida la vida (y seguirá siéndolo) cómo para no aprovechar la niñez. Juegos de Escuela: La Clase. Dejando claro que "copar clase" no es un juego empezaría por los que requieren menos gasto calórico, los de pupitre: compinchado con algún compi tenías los típicos del ahorcado, submarino, mensajitos y aburridos similares; yo prefería los tirachinas hechos con bólics BIC usados como cerbatanas al quitarle la barra de tinta (la munición solían ser trocitos de papel que previamente masticabas, mojados de saliva quedaban pegados en cuellos y brazos), o los hechos con un globo, una goma y el cuello de una botella de plástico (para la calle, los mejor y más sofisticados fusiles y pistolas de madera y pinzas que birlabas del tendedero de mamá), arroz y garbanzos eran la metralla preferida. Otros disfrutaban del cubo Rubik (nunca logré hacer una puñetera cara), del yoyó o la dichosa marquetería. En los pasillos practicábamos la levitación, desde simplemente levantarte los brazos, hasta hacer dormir totalmente -mediante rituales flexiones- oprimiendo el pecho de algún infeliz ¡¡y por ridículo que parezca funcionaba!!, o bien carreras de ranas que resultaban más guais que las de caracoles (hablando de animales..la colección de éstos que introducíamos en las aulas sería interminable: erizos, murciélagos, salamandras, ciervos voladores...).
En equipo: El Patio del Recreo. el edén, la diversión asegurada, oferta variada y gentío para llevarla a cabo. Nadie parado jugando con su móvil... Pero veamos. El fútbol lógicamente deporte rey requería de cancha, porterías y sobretodo... balones, si disponías de tres ¡¡pues tres partidos al unísono!!, ¡¡colosal!! el caos perfecto.. añádele los "cacos" que escapaban de los "polis" (yo siempre caco) jugando al pilla-pilla, o los del "futbol sin balón" divertidísimo si se apuntaban las tías; el los aledaños tenías a críos cual Marines ejercitándose con La Linterna, los "pares ó nones" dictarían la confección de dos equipos, un equipo escapaba y el otro formaban un circulo entrelazado y mandaban a uno de ellos tras los huidos tratando éstos de ponerse a salvo montando a lomos o colgándose (si caías o si dabas "cuarta".. perdíais) de la mole humana esperando que el último pasase por debajo; otros juegos en equipo eran: la Cadena, que arrasaba con todo; las Guerras de Caballos, ¡¡otra vez encima o cargando de alguien!!; Pico, Huevo, Araña era mi predilecto y en él peligraba la integridad física (de otra manera no sería un juego) al igual que los de Varilla o La Mula todos de saltar, pasar, golpear o caer encima de... tan mal vistos hoy día. Al principio odiaba a las chicas pero al ir creciendo comprendí la importancia de las mismas y lo divertido de superarlas en su terreno (cosa que todavía sigo intentando y no me divierte), el Brilet, el Cátiz, el Pañuelo, la Comba, el Hulla-Hop...pero sobretodo al carismático beso, verdad o consecuencia conocido por mí como "La Botella" más que un juego una introducción a la vida (esperanzas, chascos, desamores, mentiras, cobardía...). Según la época del año el ambiente en el patio era cambiante, lucíamos la colección de Canicas (al Guà o al Curricho, no valían las de acero) en Octubre; los "trompos" de pino o buxo (peonzas) custumizados por nosotros con clavos de acero y diversos colores en Noviembre; el mazo de cromos que "escamuchabas" o te "escamuchaban" jugando a volarlos desde cualquier muro o pared, dentro o fuera, mañana y tarde cualquier día del colegio (te jugabas los de la liga de futbol; los de Billetes del Mundo, los de Marcas, coches, motos, sellos, series o pélis... ésos los intercambiábamos), perder a estos juegos solía ser mucho más doloroso que los balonazos "del Paredón" (ya os imaginaréis de qué iba el jueguecito..) o los golpes que te dabas practicando con los Num Chacos (imborrable recuerdo de la construcción y manejo del arma bruceleeana y su exitoso boom en clase).
Juegos de Verano: My Darling Summertime. Al día le faltaban horas, a la semana días, al año meses... la infancia no llegaba a nada. El verano era la gloria, nada de ir a la playa a tostarse, hacer castillos en la arena, jugar al las palas o al frisby, nó. A la playa "de los Barcos" acudía temprano la pandilla para empezar el día con un carrerón de Chapas -que rebuscábamos en la basura de los bares, súperes, terrazas y donde hiciese falta- en carreteras labradas con sumo cuidado y cariño en la fría arena realmente dignas de admiración. En época olímpica organizábamos nuestras propias Olimpiadas (ciclismo en ruta y pesca submarina incluída), otra opción podían ser las Batallas de Bolas de Arena (amasadas y duras como la piedra apiladas en trincheras profundas previamente reforzadas con cajas de fruta y de cartón) o disputar nuestro particular torneo de futbito o partidillos de playa "Péques" vs "Leones Marinos" ante curiosos turistas (nosotros mismos aportábamos la pasta para el cutre trofeo); saltos de altura desde el murallón al agua los más osados. No recuerdo cómo pero empezé con mi propia y adorada tienda cerca de la puerta de mi casa vendiendo en ella desde cómics, cintas, libros, chicles y caramelos, un lucrativo "juego"(como el "Tunel del Terror" u otros que recuerdo) que pronto imitaron otros. De tarde-noche, tras ir al cine (otro juego genial), explotar petardos ó sprays en hogueras, decidir pasar la noche en el cementerio(incluso jugué acojonado yo a la Ouija, escuchar música en las terrazas de los bares y bailar, y ... y todo lo demás que se me olvidó, acabaríamos destrozados pero contentos porque al dia siguiente tocaba madrugar... y en mi caso trabajar.
Debería mencionar los juegos tradicionales, aquellos a los que nos dedicábamos de los días festivos y señalados como Navidad(28 de dic. el mejor dia), carnaval, los Mayos, Domingo de Palma, cumpleaños, dia del Con (con sus carreras de sacos), la loca noche de San Juan y sus saltos de hogueras... juegos y más juegos que se quedan en el tintero, en la nostalgia de mi infancia.

7 comentarios:

kaiserxoze dijo...

Joder Gary, vaya canto a una época perdida que nunca más volverá. Y que bonito tío, menudo homenaje. No somos de la misma generación, pero todo lo que cuentas me suena a primera persona, ¡¡qué recuerdos!!. Estarás de acuerdo conmigo en que todo eso se ha perdido con el paso de los años y los niños de hoy en día crecen de una manera totalmente diferente a la que nosotros lo hicimos. No sé si es mejor o peor, pero sí que es totalmente diferente. En definitiva, te sigues superando porque esto va mucho más allá de la serie B, el punk o mujeres de enormes ubres, esto es VIDA.
Hay un tema que a mí siempre me recordará todo esto y es "Ten little kids" de The Jayhawks.
Ah, no vemos en Navidades seguro. Un abrazo.

gary tormento dijo...

del momento actual mejor ni hablar...Y sí, prefiero el pasado, los recuerdos buenos o malos son lo único que no pueden quitarnos. Hay tanta música que me devuelve aquellos años...pienso en "Oh,la la" de los Faces y su estribillo "..cuando era más joven".
No me identifico con la juventud hoy día (aunque lo mismo dirían de mi generación) No tenemos más que echar un vistazo, y ver que esto no marcha bien, cada vez va a peor, pero eso ya será problema de otros... ojalá me equivoque pero creo que los jovenes han dejado de luchar y si el Ché ,por ejemplo, levantase la cabeza y viese su foto en camisetas estanpadas se moriría denuevo, pueden que digan que lo tienen jodido pero peor lo tuvieron en el 36, 41, 68, 78, 82,....Lo dícho, una lástima.

Por cierto, ya te he mandado los CD's ,¿te llegaron?
Nos vemos.

kaiserxoze dijo...

Hoy es sabado y todavia no ha llegado nada, yo me piro para alla el 22.

kaiserxoze dijo...

Hoy es sabado y todavia no ha llegado nada, yo me piro para alla el 22.

Homo Insanus dijo...

Buenooooooo!! Parte de tus juegos de infancia también fueron los míos, y sí, había solares, casas en ruinas (aquí decíamos "vámonos a las casas rotas), campo y tío, fauna y flora específica. Quiero decir que había unas cuantas variedades de escaabajos, hormigas y grillos, y en verano venían nubes de langostas que cazábamos con taramas de arbustos. Todo ese microsistema ecológico ha desaparecido, y claro, ahora todo son pisos y adosados. Y no se ve ni un maldito escarabajo, increible.

Yo también era un hacha con los tirachinas hechos de globo y cuellos de botella de plástico de leche o batidos, XDD. Ah, y un juego que me encantaba era lanzar paracaidistas desde el balcón de mi abuela (ya sabes eran muñequitos de plástico con lona y cuerdecillas).

Hombre, sí, eran tiempos de callejeo, de inventiva y además los juguetes, cuando había, los compartíamos, porque eran caros y había ese sentido común, ese pacto implícito de "Hoy jugamos con mi balón de reglamento y mañana con tu fuerte Comansi", XDDD. Y es lo que dice Kaiser, era una época y unas circunstancias muy concretas que ya no volveran, para bien o para mal.

Saludos.

gary tormento dijo...

Se me olvidaron... pero ¡¡ Claro que me acuerdo de los soldaditos paracaidistas !! .Joder...ésto es como ejercitar los músculos del cerebro, me acabo de acordar de esos Sobre-Sorpresa ..¿Cómo se llamaban?..que traían soldaditos con sus tanques y barquitos de fácil construcción (y sobretodo muy baratos, 15 o 25 pts.)...¡qué tiempos!
Saludos

Homo Insanus dijo...

Ni idea del nombre de aquellos sobres, pero no era un monopolio, sé que había varias marcas en los kioskos. A mí me chiflaban, yo tenía auténticos ejercitos de aquellos y me montaba unas contiendas bélicas que riámonos del desembarco en Normandía, XDDD

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...