jueves, 1 de enero de 2015

OBITUARIOS: En la despedida de Jack Bruce, Bobby Womack, Billy Rath, Jake Hooker, Joe Cocker y Paul Revere. Descansen en paz.

Jack Bruce (1943 - 2014)
El pasado 25 de octubre perdimos a JACK BRUCE, el primer CREAM en partir hacia las estrellas. El hígado del endiablado escocés aguantó hasta los 71 y ahí dijo basta. Su adiós es una auténtica lástima. Se nos va un cabecilla, un bajista, compositor y cantante formidable, una figura clave de la contracultura, otra de esas leyendas del rock&roll que automáticamente se hará inmortal. Cuesta mucho ser un rockero de pies a cabeza. Pero al final del camino, ser parte primordial de una de las más grandes y memorables bandas de la historia de la música moderna tiene su recompensa: Y esta no es otra que la eternidad. Canciones como "Strange Brew", "Badge", "Sunshine of your love" o "I feel free" alimentarán el espíritu de los vivos hasta el día del juicio final. Poco más se puede añadir, por nuestra parte prometemos estarle eternamente agradecidos por semejante legado. R.I.P.

Bobby Womack (1944-2014)
Suena "ACROSS 110th STREET" y sientes como una paz se adueña de todo. Es la voz bendecida del soulman de Cleveland transportándote a la luna en un cadillac segunda mano. Bobby Womack sufrió en sus carnes los triunfos y fracasos de la profesión. Su nombre estuvo ligado al de los Rolling Stones, Sam Cooke, Wilson Picket, Aretha Franklin, Janis Joplin o Sly Stone, llegando a codearse con éstas y otras legendarias estrellas del soul y el r&b antes de caer creativa y comercialmente, dando bandazos de aquí para allá, enganchado a la cocaína y a la música religiosa, hasta que Tarantino lo resucitase a raíz del film Jackie Brown (1997). Rompiendo todos los protocolos, el director de Pulp Ficcion hizo sonar ¡dos veces! dicho tema en su blaxploitation particular... y el mundo recuperó a un gigante, con pies de barro, pero gigante al fin y al cabo. Además, dicha elección tarantiana nos brindó un momento crepuscular, un hito del cine tumbero que jamás olvidaremos: Pam Grier paseando su espléndida madurez al ritmo de la calle 110. Tornado de canción y tornado de mujer. 

Joe Cocker (1944 -2014)

Otra poderosa y desgarrada voz del exceso que dice adiós en 2014 y a los 70 años. Que nadie se lleve a engaños, Joe Cocker, antes de convertirse en un cliché, en un chiste, en una marioneta de sí mismo, fue un excelente, fiero y rompedor cantante de soul al que muy pocos podían igualar sobre las tablas. Arrasó en el festival de Woodstock y se ganó el respeto de gente como los Beatles o Bob Dylan. En los 70's disfrutó dinamitando estadios. El agitado público que acudía a sus conciertos durante aquella década enloquecía con las frenéticas y salvajes interpretaciones que el desatado reverendo Cocker les dedicaba desde el púlpito. Luego se le fue la pinza... y el resto del "striptis" ya lo conocen. Desde estas páginas tumberas, con un poco de ayuda de nuestros amigos, queremos dejar constancia de la magnitud artistica del joven Cocker, rendir un merecido tributo a aquel virtuoso cantante de los sesenta lleno de nervio y contagiosa energía. Ahora sí, ya puede dormir en paz.

Billy Rath (1948 -2014)
Los apegados a la escena neoyorquina del CBGB queremos lamentar la muerte del que fuera bajista de los inolvidables Heartbreakers de Johnny Thunders. Entró en la pandilla de 'mother fuckers' en sustitución de Richard Hell y tras la disolución del grupo, previa rehabilitación de drogas duras y alcohol, creó bandas propias (The Blessed, Incognitos, The Waldos, The Heroes, Street Pirates...), colaboró en diversos proyectos junto a Nico (Velvet Underground), Lenny Kay (Patty Smith Group), y siguió intentándolo al lado de viejos camaradas de armas como Jerry Nolan, Walter Lure o Billy Rogers. Sirvan estas líneas para recordar con todas las de la ley al bajista que grabó en 1977 un disco tan esencial en la historia del rock and roll como fue "L.A.M.F.". Sin duda Billy Rath estará dando clases de bajo en el infierno al pardillo de Sid Vicius. 

Paul  Revere (1938 - 2014)
Paul Revere fue teclista y lider del mitico grupo de garage Paul Revere & The Raiders, banda que durante los años sesenta nos dejó piezas tan exitosas como "Just like me", "Hungry" o "Good Thing". Tan grande era su popularidad durante esa mágica década que incluso aparecieron en un capítulo de la serie televisiva de Batman (1966). Paul y el grupo continuarían en activo y, finalmente en 2010, entrarían a formar parte del Salón de la Fama. El jodido cáncer lo retiró para siempre de la escena pero nosotros seguiremos bailando el "Just like me" hasta reventar.

Jake Hooker (1952 -2014)

¿Se acuerdan ustedes del clásico "I love Rock'n'Roll"? Pues, claro. Seguramente habrán meneado sus traseros y postureado a base de bien con la exitosa versión de Joan Jett, pero que sepan, que fue Jake Hooker, guitarrista del grupo británico de los sesenta, Arrows, a quien debemos dar las gracias por haber compuesto inmortal himno rockero. 

2 comentarios:

QUI dijo...

Que sensación más rara cuando se va un músico de los que ha compuesto tu banda sonora particular...rara porque lo sientes sin haberlos conocido, lo sientes por las emociones que te han transmitido sus canciones y que normalmente asocias a momentos de la vida, mejores o peores pero momentos de tu propia historia al fin y al cabo...Esos temas rápidos que ponía antes del ir al Insti, las canciones que primero aprendí con la guitarra, los vinilos que intercambiábamos,la música que sonaba en el coche cuando salías, esas baladas usadas como "flagelo" en el desamor,jajaja!se me ocurren cientos de situaciones que tengo interiorizadas con música...
De los que has citado los que más conozco y más he escuchado han sido sin duda Jack Bruce y Joe Cocker, del primero recordaré siempre su destreza y saber hacer con el bajo, y por supuesto haber sido parte indispensable de una joya como Cream, un musicazo que necesita pocas presentaciones... y de Joe Cocker, pues la verdad yo tropecé con su música cuando ya era una estrella y tenía una pedazo de colección de músicos a sueldo, menuda banda! Le tengo especial cariño porque fue uno de mis primeros conciertos (Estadio de Pasarón - Pontevedra 30/07/92) es cierto que ya estaba metido en una onda muy comercial, pero transmitía toneladas de feeling cuando cantaba, luego estuve un tiempo enganchado a su disco doble en directo que había editado unos años antes (en el 90 creo).
Bueno, los obituarios acaban derivando en nostalgia pura, cada vez me gusta más hurgar en el baúl de los recuerdos...
Finalmente no nos vimos esta Navidad, queda esa cerveza pendiente...un abrazo!

gary tormento dijo...

Entiendo y comparto las emociones y sentimientos de los que hablas, amigo Qui. Cada disco que conservo, cada portada que contemplo entre mis manos, cada vinilo que pincho tras años sin escucharlo, cada rallazo, cada surco, son para mí como fotografías llenas de recuerdos imborrables. Por desgracia no guardo un gran album de fotos de mi infancia, de mi vida en general, pero, por suerte, lo compenso con una generosa collección discográfica que hace las veces de album familiar. Basta con coger 'ese' disco en particular para que empiecen a asolar de inmediato un montón de recuerdos: aquella chica que nunca has vuelto a ver; la lluvia cayendo sobre el parabrisas; la soledad de tu habitación; los lugares y compañías que frecuentabas y que te hicieron tan felíz; qué hacías en tal o cual época; dónde lo compraste, con quien lo compartiste y en quién pensabas cuando lo pinchabas... Tú sabes bien de lo que hablo, también apareces en ellos. Y sí, después de compartir un pedazo de tu vida con los protagonistas directos de aquellas canciones/fotografías, cuando éstos mueren, sientes que se han ido tíos que conocías de verdad. Para muchos esto puede sonarle a locura, pero será a gente que guarde sus fotos, selfies, perfiles, música y datos personales en su móvil de última generación.
Y sí, queda pendiente esa birra que espero de paso a otra más fría. Nos vemos, bro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...