domingo, 18 de enero de 2015

ROCK'N'ROLL JUNKIES: HERMAN BROOD, EL HOLANDÉS GALOPANTE


El macarrilla de HERMAN BROOD (1946-2001) galopaba dopado y errante -pero elegante- a lomos de su caballo 'Nacido para perder'. El voceras y pianista holandés fue otro de esos genuinos bandidos desmadrados que enarbolaban la bandera de rock'n'roll junkie hasta sus últimas consecuencias. Al igual que antiguos compinches de jeringa como Johnny Thunders o Willy De Ville las leyendas de su calaña viven al límite sin pose ninguna. Tal vocación de sinceridad -musical-, intensidad y excesos a ritmo infernal acaba por pasar factura al más brillante de los artistas, por no hablar de los inconvenientes que dicha actitud provoca en cuerpo, mente y alma de todo adicto a rock star. Años de dedicación que, en el caso de Herman Brood, saltaron por la ventana de un hotel de Amsterdam el día en que se suicidó.

Los incondicionales al romancero sudoroso de la vieja escuela -aquellos ritmos salvajes y sexuales que te sujetan por los huevos y te dejan sin respiración abrasándote dos o tres minutos la entrepierna- agradecerán la maravillosa capacidad vocal y desbordante mezcla de blues dicharachero, palpitante rock, soul-funk mutante, swing punk y diarrea nuevaolera que hace inconfundible el sonido de este fanático de Little Richard, Fats Domino, Jerry Lee Lewis, Mick Jagger, Sylvester Stallone y Cassius Clay. Si quieres sentir el aguijonazo de este suicida del rock'n'roll no tienes más que sumergirte en los surcos de discos como Street (Ariola, 1977), Shpritsz (Ariola, 1978) o Go Nutz (aquí arropado por el recientemente fallecido Kim Fowley) y tendrás tu inyección de rock en vena sin aditivos ni conservantes. Pildorazos del calibre de "Rock'n'roll Junkie" o "Born Before My Time" son la mejor droga posible. Sin duda querrás más dosis. Os recomendamos pasar el  mono degustando el film Cha Cha (1979) y comprobar en celuloide el estado y el protagonismo de nuestro genuino drogata. En la cinta europea actúa Nina Hagen como reclamo comercial de la época pero es el desarmante Brood quien factura las mejores canciones y protagoniza los momentos bárbaros de la película.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...